¿Cómo educar a niños distraídos?  

Hay niños cuyos procesos de aprendizaje suelen ser más lentos que otros, esto se debe principalmente a que pueden distraerse fácilmente con alguna luz, el ruido e incluso sus propios pensamientos. 

No padecen de una condición especial, en algunos casos son niños tranquilos que se suelen despistar de la clase y no prestan la atención suficiente, sin embargo sí hay formas de ayudarlos en su formación académica. 

Consejos para educar a niños distraídos 

Cuando un niño logra distraerse con más facilidad, esto se nota en el proceso de aprendizaje, además que adquiere los conocimientos de forma más lenta y las tareas en casa se convierten en una pesadilla para muchos de los padres, pero es importante que como padres no lo regañen ya que se sentirán culpables, ante esta situación ten en cuenta estos consejos:

  • Hay que asegurarse que duerma lo suficiente, hay algunos niños que duermen mucho pero duermen muy mal, y finalmente no pueden rendir bien porque están cansados. 
  • Al momento de explicar alguna tarea es importante que los mires a los ojos y le expliques todo el proceso de forma lenta asegurándote que te entiende. 
  • En el momento que trabajas con él en la casa, es importante crear una zona de trabajo en la que se sienta tranquilo, sin elementos que lo puedan distraer, guarda los juguetes o los elementos que puedan llamar su atención. 
  • Crea una rutina de trabajo y que esta sea cumplida en el mismo horario. 
  • No dejes las tareas más difíciles para el final ya que estará casado y perderá el interés por esforzarse.
  • Cada tarea que realice preguntale que entendió y así lo obligas a concentrarse y hacer memoria con más frecuencia. 
  • Hay juegos que ayudan a ejercitar la memoria y la concentración, ya sean juegos de memorias, rompecabezas, entre otros. 
  • La paciencia es una virtud importante en todo este proceso, ya que la concentración es algo que se trabaja con el tiempo, no podrás lograr resultados de un día para otro. 

Consideraciones finales 

Es importante resaltar que no es lo mismo un niño distraído que un niño con déficit de atención (TDAH) el déficit de atención es un problema que afecta a una cantidad mínima de niños, la diferencia entre ambas condiciones es cuando el problema de concentración del niño es mayor y no evoluciona. 

Generalmente los síntomas aparecen antes de los 7 años de edad y ocurren tanto en el colegio como en el hogar, estos se diagnostican a partir de una serie de pruebas, y que se trata de algún problema o disfunción en algunas áreas del cerebro. 

Sin embargo, la mayoría de niños distraídos no padecen de TDAH es común que solo tenga problemas de concentración, por lo que pueden ser niños despistados o muy inquietos, es por ello que hay que tener claro las características de ambas condiciones. 

Finalmente, para los padres lo más importante es la seguridad de nuestros hijos, es por ello que siempre buscamos la asesoría de cerrajeros profesionales para nuestro hogar, sin embargo, para su formación académica debemos tener paciencia y no etiquetarlos con una condición si no hay un diagnóstico por parte de un profesional. 

error: Content is protected !!